Imprimir

Revista Mundo Forestal 29

Escrito por Cifag Maule el . Publicado en Revista Mundo Forestal

 

Balance temporada de incendios forestales 2014-2015

Recientemente se ha producido una pequeña polémica por el análisis de la temporada que termina de incendios forestales. Por una parte CORMA ha señalado que esta es la peor temporada de la historia y por otra parte CONAF lo descarta, señalando que en términos de superficie no es la temporada con más afectación por incendios.

 Sin duda en términos de superficie han existido temporadas más severas, sin embargo no podemos desconocer que los incendios producidos en al menos cuatro áreas protegidas, sumadas al incremento de la superficie de las empresas forestales afectada; configura una de las temporadas más severas. Esto era previsible, ya que la sequía que afecta el país continúa y la hipótesis con que debe trabajar la autoridad es que dicha sequía sumada al cambio climático no hará más que aumentar el riesgo de incendios en el futuro.

Hay dos aspectos que es importante analizar respecto a la temporada que termina. El primero es la importante superficie de bosque nativo afectada, debido principalmente a los incendios en el Parque Nacional Conguillio, Reserva Nacional China Muerta, Reserva Nacional Malleco (Región de La Araucanía) y Reserva Nacional Ñuble (Región de Biobío). En conjunto estos incendios quemaron más bosque nativo que el incendio en el ParqueTorres del Paine de la temporada 2011-2012, el que pese a ser mayor en superficie total, afectó una porción menor de bosque nativo.Es válido preguntarse entonces si el eventual traspaso de estas áreas al Ministerio del Medio Ambiente mejorará su situación respecto a la prevención y al combate de futuros incendios. Pareciera que no. Si se han levantado tantas críticas por parte de la ciudadanía al supuesto retraso con que se enfrentaron los incendios; pareciera que una administración separada de quienes administran las áreas protegidas y quienes enfrentan los incendios, no es recomendable para mejorar ese tiempo de respuesta y toda la logística asociada al combate de los incendios. Este tema no se ha mencionado en la discusión legislativa del proyecto de ley.

Por otra parte, en esta temporada se vieron acentuados los conflictos laborales de los brigadistas de incendios contratados por la autoridad, llegando a paralizar temporalmente sus labores en algunas regiones. Sin pronunciarse sobre la justificación u oportunidad de estas paralizaciones; pareciera que llegó la hora de efectuar un rediseño sustancial de este cuerpo de trabajadores. El cambio climático y otros factores han hecho que las temporadas de incendios se extiendan prácticamente a nueve meses del año y que cada vez la gestión del combate se complejice más. Esto probablemente debiera llevar al establecimiento de un cuerpo de brigadistas todo el año, realizando no solo acciones de combate durante la temporada, sino también de prevención el resto del año. Para ello es fundamental contar con una Conaf pública y con un presupuesto acorde con el problema que los incendios forestales significan para el país y para su patrimonio natural.

Ver revista

 

 

Estudia Ingeniería Forestal en el Maule

Mighty Free Joomla Templates by MightyJoomla