Imprimir

Revista Mundo Forestal número 28

Escrito por Cifag Maule el . Publicado en Revista Mundo Forestal

¿Quien aporta la visión estratégica al Sector Forestal Chileno? 

El debate forestal, cuando se produce, raramente escala a las altas esferas de la deliberación pública. No hay para que engañarse, no somos prioridad a nivel político e incluso dentro del ministerio sectorial que nos acoge, estamos en un nivel de importancia secundaria.

Por lo mismo, nuestras discusiones son más bien internas, poco escuchadas más allá de nuestro propio sector. De los bosques hablan muchos, pero lo conocen pocos. Sin embargo no hay que abatirse, esta suerte de invisibilidad no es una excusa para que como sector no nos demos la importancia que entendemos tener y trabajemos por una agenda forestal, por una estrategia forestal que escale y sea acogida por las más altas instancias de decisión política.

Para ello se requiere ambición y lucidez. Pero… ¿quién piensa el sector forestal chileno en la actualidad? ¿Quiénes son los llamados a generar una mirada, una agenda, una estrategia de futuro, un escenario al que todos deseáramos aspirar como sector?.

Es preocupante hacerse esta pregunta y constatar que carecemos de esa mirada estratégica. Carecemos incluso, justo es reconocerlo, de una aspiración aún más básica que una estrategia, carecemos de una identidad propia, que nos aglutine y bajo la cual nos sintamos todos igualmente representados. Sin dicha identidad es poco probable avanzar en una mirada conjunta, en políticas e instrumentos públicos, en proyectos  privados, que converjan en un objetivo común.

La paradoja es que la actividad forestal tiene por definición una mirada de largo plazo, se acomoda o debiera acomodarse, a objetivos estratégicos, a miradas de futuro.

La forestación tiene esa mirada estratégica. Qué duda cabe. Es la principal herramienta (la principal, no la segunda o la tercera), para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y cumplir nuestros compromisos internacionales de reducción, para detener la desertificación que avanza desde el norte, para generar mayor superficie plantada y revertir la concentración del patrimonio forestal en pocas manos, para lograr algún grado de autonomía de materia prima por parte de las pymes forestales, para evitar la pérdida de suelo y dejar de regalarlo a los ríos. Sin embargo, la probabilidad de que el fomento a la forestación sea descontinuado indefinidamente es muy alta. ¿Por qué? Porque ha faltado una mirada estratégica y una identidad compartida como sector.

El bosque nativo también debiera tener esta mirada. ¿La tenemos? Nos felicitamos por promulgar una ley corta de bosque nativo y por eliminar la deforestación (¡¡no gracias a la ley!!), pero olvidamos poner el énfasis en qué hacer con el bosque y con las personas que lo poseen. De esta manera tenemos un bosque que no se reduce en superficie pero que tampoco se utiliza. ¿Alguna autoridad ha sido lo suficientemente explícita respecto a lo que quiere el Estado respecto a sus bosques nativos? Por explícitos entendemos plazos, metas, financiamiento, objetivos, responsables….


Ver revista o descargar

 

 

Estudia Ingeniería Forestal en el Maule

Mighty Free Joomla Templates by MightyJoomla