CIFAG en Imágenes

Imprimir

La energía y el desarrollo sostenible

Escrito por Cifag Maule el . Publicado en Opiniones

Diariamente activamos el interruptor para obtener luz eléctrica, apretamos un botón para prender el computador, movemos la llave para encender el automóvil, y esto es automático, sabemos que funcionarán, es más ni si quiera pensamos que no se activarán. En el fondo asumimos inconscientemente que tendremos la energía necesaria para desarrollar nuestras actividades cotidianas.

Nos detenemos a preguntarnos ¿de proviene ésta energía?, ¿cuáles son las fuentes o materias primas que se requieren para obtenerla?, ¿el costo de ellas y su sustentabilidad en el tiempo?, ¿el efecto sobre el medio ambiente que se genera al producirla?, lo más probable es que no, simplemente la exigimos. 

 

Introduzcamos ahora el concepto de desarrollo sostenible, éste comprende tres componentes, sociedad, medio ambiente y economía y sus objetivos sólo se podrán lograr si estos tres componentes pueden ser satisfechos de forma simultánea, es decir, es aquél desarrollo que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las generaciones futuras. 

Bajo esta definición queda bastante claro que la generación de energía a partir de los derivados del petróleo no es viable ni social ni medioambientalmente, por un lado debido a la contaminación que genera y además porque es una materia prima que se está agotando. Por tanto si queremos un desarrollo sostenible debemos tender a la búsqueda de nuevas materias primas energéticas que sean renovables. Recordemos que Chile había suscrito el compromiso 20 20, el cual implicaba un 20% de energías renovables para el año 2020, compromiso que estamos muy lejos de cumplir.

Ahora del punto de vista de la economía y del modelo económico imperante en nuestro país, tampoco podemos decir que se cumple los preceptos de un desarrollo sustentable. Tomemos por ejemplo el indicador estrella de la economía, el Producto Interno Bruto (PIB), se nos dice que cuando este indicador es positivo la economía va bien, pero lo que este modelo no considera es cuanto le cuesta a la sociedad en términos ecológicos y sociales el crecimiento de un punto en el PIB. Nuestro actual modelo no considera que la capacidad de crecimiento es finita, ni tampoco toma en cuenta las limitaciones del sistema natural, es decir ¿cuánto crecimiento es capaz de soportar el planeta?.

A modo de conclusión,  podríamos indicar que los indicadores macroeconómicos a través de los cuales se pretende medir el desarrollo económico del país no incluyen los elementos necesarios para evaluar si nuestro desarrollo es sustentable o no. Para lograr esto se hace necesario incorporar otros indicadores de carácter ecológico y social. El informe del Worldwatch Institute “La situación en el mundo” propone entre otros los siguientes: utilización de fuentes energéticas renovables; indicadores de eficiencia energética; crecimiento poblacional; superficie sostenible; biodiversidad; desigualdad social; desempleo; precariedad laboral; integración étnica.

Sin duda que al incorporar en la medición del crecimiento económico de nuestro país variables como las indicadas anteriormente permitirán asegurar un desarrollo sostenible más armónico tanto con las personas como con el medio ambiente.

Jorge Contreras G. Ingenierio Forestal

Colegio de Ingenieros Forestales

Diario El Centro de Talca, 24 de Marzo de 2014

Estudia Ingeniería Forestal en el Maule

Mighty Free Joomla Templates by MightyJoomla