CIFAG en Imágenes

Imprimir

Los bosques y la seguridad alimentaria

Escrito por Cifag Maule el . Publicado en Opiniones

Dr. Antonio María Cabrera Ariza
Ingeniero de Forestal
Centro de Desarrollo para el Secano Interior
Universidad Católica del Maule
Colegio de Ingenieros Forestales, Sede Maule

Diario El Centro de Talca, 10 de Junio de 2013

En el mundo hay más de 870 millones de personas que sufren inseguridad alimentaria, sobre todo en países subdesarrollados o en vías de desarrollo y, aunque parezca extraño, parte de la solución se encuentra en los bosques. Los bosques proporcionan alimentos nutritivos a aproximadamente mil millones de personas en el mundo. Sus productos son consumidos directamente por las personas que viven en los bosques y en sus alrededores y también se venden, generando así ingresos para las poblaciones rurales. De esta manera, los bosques y los árboles en las explotaciones agrícolas realizan una importante contribución a la seguridad alimentaria mundial. Sin embargo, a menudo se les ha otorgado escasa importancia en la formulación de políticas nacionales en materia de seguridad alimentaria. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), hace hincapié en la importancia de los bosques y sostiene que, a la luz de los Objetivos de Desarrollo Milenio, para reducir a la mitad el número de personas que padecen hambre para el año 2015 la contribución de los bosques y los árboles para la seguridad alimentaria y nutricional merece una urgente consideración.

En el continente Africano, donde se concentra la mayor parte de la hambruna en el mundo, los bosques no sólo abastecen con sus frutos, hojas y raíces a los habitantes, también son el hábitat natural de muchas especies animales, representando una fuente de alimento a través de la caza. Por otro lado, no son pocas las culturas que se alimentan también de insectos, incluso aparecen ya en los menús de algunos restaurantes europeos y americanos, así los bosques también otorgan un hábitat para millones de insectos, lo que podría traducirse en una amplia reserva de proteínas cuando las cosechas escasean.

Para cuantificar de alguna manera el valor de los bosques, un ejemplo, el mercado de los 5 productos forestales no madereros más vendidos en Camerún mueve un total de 34 millones de dólares, generando de manera directa o indirecta unos 300.000 puestos de trabajo.

El bosque influye también de una forma indirecta en la seguridad alimentaria, mientras crecen, los bosques fijan el dióxido de carbono de la atmósfera, contribuyendo a una reducción en el cambio climático que afecta directamente a las cosechas de productos alimenticios. Los árboles contribuyen también a evitar la erosión del suelo y los desprendimientos de tierra. También cumplen un rol fundamental en el ciclo del agua, además de filtrar lentamente el agua de lluvia y potabilizarla para el consumo humano.

Para que todo esto sea posible hay que cuidar y tratar adecuadamente los bosques, para garantizar que sea sostenible, es necesario un buen manejo de ellos. La gestión de los ingenieros forestales es fundamental para garantizar un adecuado manejo sustentable, lo que permita obtener la seguridad alimentaria y nutricional de nuestra generación, como también de las futuras.

 

 

Estudia Ingeniería Forestal en el Maule

Mighty Free Joomla Templates by MightyJoomla